litoral 29/09/2020

Santa Fe: la dura actualidad de la pesca deportiva

 

Actualmente, toda la actividad está prohibida al menos hasta el viernes 9 de octubre cuando se conozcan las nuevas medidas sanitarias de la Provincia. En la zona, tanto en nuestra ciudad como en Fighiera o Arroyo Seco, donde la actividad cuenta con guías, esperan la explosión una vez renovada la habilitación por su carácter recreativo.


Son diferentes realidades las de los guías de la zona. En nuestra ciudad, por ejemplo, durante el mes y medio que estuvieron habilitados tanto la pesca de costa como de embarcados, tuvieron no solo una significativa demanda sino también la obtención de buenos ejemplares como dorados y bogas dándoles un respiro para poder “tirar”. En Fighiera, en tanto, no hay actividad desde marzo.

“Hay buenos dorados a pesar de la bajante”, destacaron en sus páginas web y de difusión los guías locales como Nicolás Salinas, en alusión a lo que fue una de las últimas jornadas antes de las restricciones más estrictas de principios de septiembre.

“Obtuvimos los primeros dorados con mosca, además de la gran presencia de pirayuís. Dentro de esta larga cuarentena que estamos viviendo, hay localidades con varias idas y vueltas en cuanto a las aperturas para la pesca de acuerdo con la cantidad de casos Covid, pero el mes y medio de permiso favoreció el bienestar de muchos pescadores, ya que esta zona posee gran cantidad de aficionados. Además, es una actividad que ayuda a mantener la salud dentro de estos tiempos difíciles”, señalaron los guías villenses.

Una de las últimas mañana embarcados en el Paraná fue a finales de agosto, desde el Club de Pescadores de nuestra ciudad con el guía Nicolás Salinas y dos integrantes más, Andrés Giordanengo y Eduardo Pino, quienes partieron a relevar la zona de pesca respetando la reglamentación que permitía una capacidad de navegantes del 50% de la máxima de tripulantes habilitada por el fabricante.

Las condiciones del río –cuentan- no eran favorables porque estaba con una altura de 55cm, cuando lo normal son 2,20m. Hay que tener mucho cuidado al navegar, por eso se recomienda la pesca con un guía avezado. La mañana comenzó con una densa niebla pero luego el sol fue radiante.

Navegaron aguas abajo y los primeros lances fueron contra las barrancas utilizando moscas andino de color amarillo y negro con los ojos lastrados y un leader de 15 centímetros.

Apenas las moscas tocaron el agua tuvieron respuestas de dorados medianos muy saltadores que dibujaron su silueta sobre el río.

Estas destrezas aéreas los convierten en uno de los peces más buscados a nivel nacional e internacional, y si lo acompañan con equipos livianos en flycast la pesca pasa a ser muy deportiva.

Otra de las especies que se está dando muy bien en esta temporada durante el tiempo permitido fue la boga. Se pesca anclado encarnando con trocitos de sábalo sobre una zona de toscas cerca de la costa.

A pesar de la bajante pronunciada y delos intermitentes períodos de habilitación, la pesca al menos en especie de dorados augura una temporada a pleno mientras se pueda realizar.


La boga es otro ejemplar que a pesar de la bajante, se presenta en buen número.


Más complicados

“El 12 de marzo fue la última excursión” indicó Franco Romagnoli de Fighiera en el medio “extremo diario” de Arroyo Seco, marcando que desde entonces no pudo volver a realizar pesca guiada.

“Si bien la cuarentena obligatoria en el país comenzó el 20 de marzo, esa fue la última ya que el 90% de mis clientes son de Buenos Aires y cuando acá hubo habilitaciones, allá estaban complicados y no podían circular”, sumó expresando que debió cancelar decenas de reservas.

Y agregó: “Al principio parecía que el parate iba a ser por quince días, pero a medida que fue pasando el tiempo nos dimos cuenta que venía para largo y se transformaron en seis meses. Caímos en esa incertidumbre de nunca acabar y de no saber cuándo vamos a volver a trabajar.”

Romagnoli mencionó que semanas atrás, hubo un intento de permiso para reactivar la actividad: “Hace unos meses cuando en nuestra Provincia había muy pocos casos, se habilito la navegación y la pesca deportiva. Pero solo para residentes y ocupando el 50% de la capacidad de la embarcación lo que no nos permitió trabajar para nada porque tanto yo como otros colegas tenemos clientes que no son de nuestra localidad. Algunas guarderías te dejaban bajar con personas de hasta 30km a la redonda pero tampoco ayudó mucho en el sentido laboral, y a todo eso también se le sumó la bajante histórica de nuestra río lo que dejó el 90% de las guarderías fuera de servicio.”

En cuanto al futuro de la actividad, se mostró más positivo: “Creo que todos los guías vamos a tener más trabajo que nunca. Si bien esto golpeó económicamente a todos, la pesca así como el fútbol es una pasión de multitudes y están con muchas ganas de volver a visitar Fighiera. La pregunta que nos hacemos es ¿cuándo pasará todo esto?”, finalizó.

Fuente: El Sur




Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram