generales 23/01/2019

“Sería ideal que nadie ingrese al Río Salado por ninguna clase de cuestión”

 

Lo dijo el director de Defensa Civil, Esteban Genaro, en el programa Buenos Días, en referencia a los dos hombres ahogados en una semana en ese río de la zona.


En las últimas horas dos personas fallecieron en aguas del Río Salado, la semana pasada, un paraguayo en el puente roto de Achupallas, en el partido de Alberti y ayer un joven en el partido de Roque Pérez.

Esta situación nos llevó a entrevistar por Radio Chivilcoy a Esteban Genaro, director de Defensa Civil de nuestra ciudad, ONG que colaboró en las dos búsquedas

El primero de los fallecidos fue Sixto Martínez Escobar, un  pescador de 38 años que fue buscado durante dos jornadas en el Río Salado, finalmente fue encontrado sin vida por un avión del Aeroclub de Bragado, el cual viajó hasta la jurisdicción de Alberti para prestar su colaboración en las tareas de rastrillaje.

El hombre era de nacionalidad paraguaya, pero residía en la ciudad bonaerense de San Vicente. Lo último que se sabía de él es que se cayó al cauce del Río Salado (en cercanías a la Ruta Provincial N° 51) mientras pescaba junto a familiares y amigos, lo que motivó que fuera arrastrado por la corriente de agua hacia un punto desconocido.

El fin de semana, un joven perdió su vida en el mismo río, pero en jurisdicción del partido de Roque Pérez, donde también asistió personal de Defensa Civil Chivilcoy. Había ingresado al río en un gomón  básico. Apareció flotando en la mañana del lunes.

No es la primera vez que informamos, especialmente en verano, de un episodio con las mismas o similares características que el ocurrido hace apenas horas nada más.

Una o más personas, principalmente del conurbano bonaerense, que se acercan a pescar al Río Salado, desconociendo el terreno se introducen al agua para refrescarse, para agarrar algún elemento de pesca, en búsqueda de otros ejemplares y el desenlace, en la mayoría de los casos, es fatal. Personas arrastradas por el agua, desaparecidas, búsquedas constantes y posteriormente la aparición del cuerpo sin vida.

Ocurre en diferentes ciudades que son atravesadas por el Salado, pero la situación es repetida y el final muy pocas veces es feliz.

Esteban Genaro, el director de Defensa Civil de la Municipalidad de Chivilcoy, cada año advierte sobre estos hechos y otra vez dos personas que se introducen en las aguas del Río Salado y nuevamente aparecen en los medios la triste noticia de sus decesos.

Precaución, respeto al río

En relación a las precauciones con los espejos de agua, Genaro manifestó: “Sabemos que los ríos, lagunas, en este momento, están muy cargados de agua, muchas personas se acercan a realizar el deporte de la pesca y ya observamos que en el Río Salado principalmente ingresan al río con el fin de buscar alguna otra especie animal como nutria o carpincho”.

“Ya tuvimos en años anteriores que lamentar el fallecimiento de varias personas porque el Río Salado, en la parte topográfica, tiene muchos pozos, muchas canaletas que, de repente, estamos caminando con 60 o 70 centímetros de agua pudiendo caer a un pozo de tres o cuatro metros”, advirtió.

Además, remarcó: “Por lo tanto, nuestra sugerencia es que nadie ingrese al Río Salado por ninguna clase de cuestión, la pesca que se haga de la orilla, siempre y cuando sea un lugar seguro, además si llevan niños tomar todos los recaudos necesarios para su protección

Si se engancha una línea, hay que dejarla, el río traslada alambres, chatarra, cualquier cosa que lo hace muy complicado, inclusive lo hace peligroso para los rescatistas”,

Gente del Gran Buenos Aires

Lo que Esteban Genaro comentó, en la charla con Héctor Pedro Denezio, es que “están más expuestos quienes llegan desde el Gran Buenos Aires, que creen que Río Salado no es peligroso. Lo ideal sería advertirlos, pero no confrontar, ni discutir, si se nota hechos peligrosos, lo ideal es llamar al 911, para que asista la Patrulla Rural.

Es cierto que en esos lugares es difícil obtener señal en los teléfonos celulares”.

Cuando se mencionó la posibilidad de que quienes llegan desde otras ciudades a los ríos de la zona, lo hacen con redes u otros elementos para llevarse cantidades de peces, lejos de la pesca deportiva, Genaro reconoció que es una realidad. “Cuando se hizo el rescate del paraguayo en Achupallas, encontramos tres mallas en el sector donde estaban sus compañeros”.

Escrito por Marcelo Lopardo

Fuente: https://www.larazondechivilcoy.com.ar/