16/11/2020

La milagrosa odisea de un bahiense en una excursión de pesca en el sur

 

El bote que ocupaba el doctor Arturo Gentili, director de Iaca Laboratorios, se dio vuelta en un río de Junín de los Andes. Él y su acompañante estuvieron varias horas a la deriva.


Una excursión de pesca deportiva terminó en una tragedia y tuvo como uno de los protagonistas a un bahiense que milagrosamente salvó su vida.

El hecho se produjo el lunes de la semana pasada en Junín de los Andes y en los medios patagónicos trascendió por el fallecimiento del guía Fernando Perfiter Muñoz, aunque recién en las últimas horas se supo que en el bote que se dio vuelta en el río Chimehuin iba uno de los directores de Iaca Laboratorios, el doctor Arturo Gentili.

Gentili era uno de los dos clientes que viajaba con Perfiter Muñoz, un experimentado guía conocido como "Toto" en esa región. El otro era su compañero Jorge Barbera, de Tres Arroyos, quien también sobrevivió.



Todo sucedió después de las 18.30 del lunes 9, cuando tres botes con pescadores de truchas recorrían, a distancia prudencial, el Chimehuin y el tercero, por motivos que se desconocen, tomó un brazo del río equivocado, donde el agua corre con mayor intensidad y es muy caudaloso.

Chocó un sauce
"El río viene muy crecido y trae mucha corriente, con muchos sauces dentro del cauce. La balsa chocó uno de esos sauces y se dio vuelta. Los tres (Perfiter Muñoz, Gentili y Barbera) quedaron colgados de la balsa, a la deriva, más de dos kilómetros", relató Norberto Ocares, jefe de Defensa Civil de Junín de los Andes y que tomó parte en el operativo de rescate.

Barbera -siempre según Ocares- logró colgarse de uno de los sauces, en medio del río y de esa manera se mantuvo más de 6 horas hasta el rescate, que se produjo sobre las 2.




Gentili, en tanto, logró nadar y, como pudo, llegó hasta una de las orillas y con una cámara de fotos que llevaba en una bolsa estanca tiró flashes de luces para orientar a los rescatistas. A él lo localizaron sobre las 2.15, a punto de sufrir hipotermia, porque estaba muy mojado y la temperatura ambiente a esa hora no superaba los 3 grados.

Ambos llevaban el wader de neoprén, aunque "el traje de pesca te puede jugar una mala pasada, porque si estás mucho tiempo en el agua te puede agregar peso: junta entre 17 y 20 litros".

La heladera flotando
"Tomamos intervención a las 22, cuando nos dan aviso los de los otros botes. Ellos, cuando volvían, vieron una heladera flotando y la reconocieron como la de 'Toto'. Como no les daban ninguna señal, nos dieron aviso a nosotros", explicó Ocares a La Nueva.

"Cuando los rescatamos nos dicen que al guía lo escucharon por última vez gritar 'guarda el árbol', cuando volvieron a chocar un sauce a la deriva, en la zona que se conoce como Isla del Alemán, y no supieron más nada de él", amplió.



Recién al día siguiente, con la ampliación del rastrillaje, la intervención de Prefectura, personal de Fauna provincial, el uso de otras embarcaciones y un helicóptero se pudo dar con el cuerpo sin vida del guía, de 54 años.



Estaba a unos 12 kilómetros río abajo de donde habían encontrado a los pescadores, enganchado en otro árbol.

"No tenés margen de error"
Ocares reconoció que en los inicios de cada temporada (noviembre) "pasa seguido" este tipo de accidentes.

"El año pasado tuvimos una situación similar en el comienzo. También se dio vuelta una balsa y en ese caso falleció un cliente", informó el jefe de Defensa Civil de Junín de los Andes.




"Con el Chimmehuin no tenés margen de error", aseguró.

Fuente: La Nueva





Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram