04/02/2021

En San Fernando piden que vuelva la pesca deportiva y el Municipio evalúa un protocolo

 

La actividad está prohibida desde marzo de 2020 por el coronavirus. Trabajadores y aficionados juntaron firmas.


En el imaginario popular, e incluso para muchos aficionados, la pesca deportiva es una actividad solitaria, introspectiva, rodeada de silencio y aguas calmas. Nada haría pensar que ese entorno fuera considerado, todavía hoy, un riesgo para contagiarse coronavirus. Sin embargo, en la costanera de San Fernando, la famosa Costa Cohelo, sigue estando prohibida la actividad.

La semana pasada, un grupo de pescadores se acercaron a la Municipalidad para pedir que se habilite la pesca deportiva y recreativa, actividad que quedó suspendida desde el mes de marzo de 2020. Este lunes fueron recibidos por autoridades del Municipio que les prometieron que van a evaluar un protocolo para que pueda regresar la actividad

La costanera de San Fernando, “Cohelo” para los lugareños, es uno de los espacios tradicionales donde los pescadores de la región se acercan al río para arrojar el anzuelo, en una actividad que para muchos resulta esencial para el descanso y la “desconexión” de las tensiones cotidianas. Desde el comienzo de la pandemia, la pesca ha sido suspendida por motivos sanitarios y quienes la practican solicitaron al municipio que se les permita volver a la actividad.



Fuentes de la Comuna confirmaron que los pescadores elevaron un petitorio y que como primera respuesta, las autoridades municipales consideran que se trata de un deporte que fomenta la reunión de personas y que por lo tanto, mientras las problemática del coronavirus siga presente, debe ser regulada.

"La pesca es una de las actividades que produce mayor movimiento de gente desde otras localidades, lo que supone un riesgo para las familias sanfernandinas que necesitan hoy más que nunca del espacio público para un esparcimiento cuidado y saludable. Además, esta situación se produce en un contexto de peligrosos niveles de contaminación del Río Luján en todo su margen -donde desemboca la cuenca baja del Río Reconquista, que atraviesa 18 municipios- y existen recomendaciones de especialistas de evitar las actividades que ponen a los vecinos en contacto con el agua", informaron desde la Secretaría de Gobierno comunal.

La costanera de San Fernando y el Parque Náutico del distrito son un clásico tanto para los vecinos del distrito como para el resto de los visitantes de la zona norte, que se quedan en la ciudad durante el verano. Durante enero y febrero "La Cohelo”, ubicada en Del Arca y el Río, permanece abierta 9 a 21 horas con propuestas culturales y deportivas para grandes y chicos. En ese entorno (y luego de las reformas y la ampliación de la costanera), se destinó un espacio exclusivo para la pesca.

"Cohelo es un paseo a donde la gente va, come algo al paso, lleva la sillita y tira la caña a ver si pica. Personalmente es algo que hago para relajarme, yo devuelvo al río lo que pesco, pero es cierto que mucha gente consume por necesidad lo que saca del río, y a pesar de la prohibición actual los podés ver con la caña durante la semana. Creo que deberían relajar un poco y permitirnos estar ahí", opinó F.N, vecino de Villa Martelli pero amante de la costanera de San Fernando.



Julio Alberto Alquezar es guía de pesca y organiza tours de pesca embarcada que salen desde una guardería en San Fernando hacia la costa uruguaya y la isla Martín García en busca de dorado, pejerrey, surubí o patí, según la temporada. "Nuestra actividad se autorizó recién a partir de noviembre y se redujo considerablemente la cantidad de personas que podemos embarcar. Prefectura me habilita, por el tamaño del bote, hasta 12 personas, pero durante la pandemia sólo puedo salir con cuatro", destacó.

Y agregó: "A Cohelo van particulares y la realidad es que están al aire libre y manteniendo distancia social porque lo mínimo que tenés entre un pescador y otro son dos metros, sino le tirás tu línea encima de la del otro. En mi opinión, ya tendría que estar habilitada, no perjudica a nadie".

Sergio Amad es pescador aficionado, tiene 48 años y desde los ocho que la caña es su pasión. Vecino de Villa Ballester, suele ir a la Cohelo y entiende que es un tema complejo durante la pandemia. "Es una costa muy popular y es cierto que se llena de gente. Yo pesco ahí desde que era un descampado. Yo hago pesca con devolución, pero muchos lo hacen por subsistencia, además están los que venden elementos de pesca y carnada, otro sector que quedó parado al no haber pescadores", lamentó.



Como muchos otros, él opina: "Pescar es una pasión, un vicio, una forma de vida, un cable a tierra que necesito tener muchas veces. Es como ir al psicólogo, me quedo solo, pensando, mientras imagino qué va a pasar del otro lado de la línea".

Fuente: Clarín 




Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram