litoral 06/06/2019

Mirá la gigantesca curiyú que encontraron en la zona de islas santafesina

 

Una enorme boa curiyú, ejemplar de esta especie típica del litoral argentino, fue avistada este fin de semana en la zona de islas del Corredor de la Costa santafesina. Más precisamente, se encontraba a la vera del arroyo Mini, cerca de su desembocadura en el río Paraná (entre Arroyo Leyes y Santa Rosa de Calchines).



El ofidio fue hallado por un grupo de pescadores entre los que se encontraba Ignacio Laurenti, movilero de Aire de Santa Fe, quien tomó las imágenes que compartimos en esta nota. “Nacho”, que suele navegar los ríos de la zona para dar rienda suelta a la pesca -su hobbie favorito-, nos contó que no es la primera vez que ven una de estas serpientes, pero advirtió que no es habitual encontrarla tan expuesta fuera del agua: “Creo que había comido recientemente y que estaba buscando el calor del sol mientras hacía la digestión”, precisó.

Los pescadores que avistaron a la curiyú se limitaron a grabarla y fotografiarla, y luego dejaron que siga tranquila su descanso.

Sobre esta especie
El portal argentina.gob.ar precisa que la boa curiyú (cuyo nombre científico es Eunectes notaeus) es el más grande de los boídeos argentinos, llega a medir 4 mts, y su peso alcanza los 30 kg. La dentición es de tipo “aglifa” (dientes macizos, carentes de canales por donde circula la ponzoña). Los dientes en realidad cumplen la función de sujetar a la presa mientras el ofidio envuelve y presiona hasta matar de asfixia a su presa. Su piel se considera valiosa tanto por sus escamas y diseño como por su tamaño. Manifiesta un importante dimorfismo sexual secundario; los machos adultos son notablemente más pequeños que las hembras.

Su nombre vulgar deriva de “Curú tijú”, que significa “espuma en la garganta”, y posiblemente se debe a la abundante saliva que se acumula en su boca cuando traga una presa.

Localización
Se encuentra presente en un área de unos 400.000 km2, abarcando la cuenca media del río Paraná y el río Paraguay, desde el este de Bolivia y sur de Brasil, a través del Paraguay, hasta los 31° Sur. En Argentina, donde se extiende por 120.000 km2, se ubica específicamente en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, norte de Santa Fe, norte de Entre Ríos y sur de Misiones, aunque está principalmente asociada a la región del Chaco Húmedo u Oriental.

Hábitat
En nuestro país la especie habita, principalmente, en los ambientes de humedales (lagunas, esteros, bañados, cañadas y valles de inundación), siempre en proximidad de las cuencas de los ríos. Se la encuentra en zonas abiertas de tipo sabana o parque.

Alimentación
Mayoritariamente carnívora, consume principalmente: peces, anfibios, reptiles (pequeños yacarés), aves (garzas) y mamíferos (coipos y carpinchos) de mediano tamaño.

Reproducción
Es una especie vivípara y de crecimiento somático relativamente rápido, alcanzando en cautiverio la madurez en menos de cuatro años de edad, cuando el macho alcanza una longitud promedio de 1,7 m., y la hembra más de 2,5 m. (Waller y Micucci, 1993). El ciclo sexual es anual y la época reproductiva transcurre a comienzos de la primavera y hasta fines de diciembre. El macho realiza cortejo, que puede desarrollarse en el agua o en la tierra. El cortejo consiste en que el macho recorre el cuerpo de la hembra olfateándola y estimulándola con los espolones que se encuentran próximos a la cloaca. Las crías nacen luego de cuatro o cinco meses de gestación. El número de crías que se observan al nacer varía entre 2 y 20 ejemplares.

Comportamiento
Se trata de una especie acuática, tolerante en sus requerimientos de hábitat y generalista en sus hábitos alimentarios. Se mantiene generalmente sumergida en el agua con los ojos y las narinas en superficie, esperando al asecho por alguna presa. Sus movimientos en tierra son bastante lentos, no así en el agua donde es muy ágil y desarrolla gran rapidez.

Proyecto Boa Curiyú
El Proyecto Boa Curiyú Busca el establecimiento de un plan de gestión para la boa curiyú, bajo la estricta supervisión de autoridades de administración de fauna silvestre, que promueva el interés por su conservación y la de su hábitat, que genere investigación sobre su biología y conservación, y que contribuya a dar una alternativa realista a los actuales modelos de desarrollo regional aportando ingresos legítimos y sostenidos en el tiempo a las economías rurales.


Fuente: https://www.airedesantafe.com.ar