generales 06/02/2019

La Albufera de Mar Chiquita, sigue siendo el paraíso de la lisa

 

Si bien el pique no es bueno, este pesquero nunca te deja con las manos vacías. Un lugar que muchos eligen para pasar un lindo día.


Estando en Mar del Plata, disfrutando unas salidas de pesca , tuve comentarios que la Albufera seguía con una pesca difícil, que no todos pescaban, ya que la laguna estaba con mucha agua salada y esto cambió todo el pique con respecto a la lisa.

Venía con buen pique pero ahora decayó bastante, así que desde Mar del Plata recorrimos unos 35 km, hasta el pesquero Juan y Juan donde nos esperaba Santiago en el paraíso de la lisa, La Albufera de Mar Chiquita, un lugar único donde esta pesca es muy emocionante y el pescador deportivo ama con su corazón.

Fuimos acompañado por Martina y Andrea Makowiecki, dos pescadoras que querían iniciarse en esta pesca tan emocionante.

Este lugar está en Ruta 11 Km 472 y medio, donde tenemos la entrada al pesquero Juan y Juan, -O223 4214421.- que posee botes en alquiler para realizar pesca de pejerrey, lenguado y lisa .

El día se presentaba soleado, con un viento suave del sector norte y con un pique que venía mal, así que esto era un desafío. A las 13 salimos del pesquero, en total había unas 30 embarcaciones en la zona de pesca, en nuestro caso nos dirigimos a la zona de la bahía del arroyo Sotelo a unos 1000 metros del embarcadero, ya estábamos en un sector donde el agua estaba clara, y había mucho movimiento de lisas.

Hoy la laguna bajó bastante y en muchos casos hay que caminar en la tirando el bote a mano, ya que apenas hay 10 cm de agua. Ya con todo listo arrojamos nuestras líneas y a esperar que la lisa coma. Pasaron 2 horas y no tuvimos pique alguno, los botes y deslizadores se movían constantemente buscando zonas donde la lisa comiera, pero como decían el pique estaba difícil. A las 17 hs aproximado comenzamos la actividad, ahí tuvimos la suerte de clavar la primer lisa, la cual era mediana. Movimos unos metros, solamente dejando derivar la embarcación y nuevamente a la pesca. Un rato de espera silenciosa y pudimos meter otras lisas que comieron pero de tamaños medianos. La pesca está en este momento muy difícil, ya que no come bien, hay mucha cantidad, y la laguna tiene un nivel bajo.

A las 18.30 hs decidimos volver con las pescadoras al embarcadero, y esperamos a los guías y pescadores, para ver como les había ido la pesca que en su mayoría entraron a las 9 am. Apenas un par de lisas, y algunos ninguna.

Hay que esperar que se estabilice el agua de la laguna y que la lisa se active para comer. Y volver a buscar este pez tan difícil para pescar.

Fuente: https://www.eldia.com