litoral 03/12/2018

Depredadores: Secuestraron 2.200 sábalos y 200 surubíes en pésimas condiciones

 

Sucedió el sábado por la madrugada, en el kilómetro 16 de Ruta provincial 1°, en territorio santafesino. Los pescados estaban fuera de medida permitida, sin cadena de frío y en deficientes condiciones sanitarias.


Durante la madrugada del sábado en la ruta provincial N° 1, a la altura del kilómetro 16 -localidad de Arroyo Leyes- oficiales y suboficiales de la Guardia Rural Los Pumas de la Policía de Santa Fe ejecutaban operaciones de Prevención Activa.
Entre los chequeos selectivos a personas y vehículos, observaron la particular resistencia del conductor de una camioneta para exhibir la documental exigible personal y del vehículo que conducía.

Aroma a pescado:
Finalmente, le fueron secuestradas 2,400 especies ícticolas (2.200 sábalos y 200 surubíes) sin legalidad comercial para el ejercicio de la actividad como el transporte de alimento de consumo humano y en pésimas condiciones sanitarias.
Los policías de Los Pumas lo obligaron a orillar la camioneta blanca. El aroma indeleble a pescado de río anunciaba la carga que transportaba.
El conductor descendió del vehículo y abrió la puerta trasera del vehículo. Allí fue cuando los policías detectaron y secuestraron 2400 piezas de sábalos y de surubíes depredados.

Infracción:
Con la presencia de testigos fue labrada el acta de infracción por incumplimiento de los requisitos de transporte de peces fuera de medida, como de acopio de especies en exceso; sin cadena de frío y deficientes condiciones sanitarias, publicó Unosantafe.
Además, el hombre circulaba con total ausencia de permisos otorgados con fines de comercialización de pescado de río, conformes a las leyes provinciales que regulan la materia (ley provincial N° 12.212).
Especies desnaturalizadas
Informaron la novedad sobre el secuestro de las 2400 especies depredadas como la confección del acta de procedimiento, a la Jefatura de la Guardia Rural Los Pumas de la Policía de Santa Fe
Estos hicieron lo propio con los funcionarios de la oficina de Caza y Pesca, dependiente de la subdirección de Ecología del Ministerio de la Producción santafesino, como también la desnaturalización de todas las piezas secuestradas.

Fuente: https://www.elonce.com